La industria 4.0 y el crowdsourcing

La palabra crowdsourcing está de moda. Significa que el trabajo que hasta ahora se efectúa dentro de la empresa, se externaliza. El crowdsourcing es "la estrategia de los jefes de empresas de externalizar servicios que por lo general realizaban sus propios empleados, hacia una organización o persona privada a través de una convocatoria pública a un gran grupo de actores desconocidos, y por la cual tanto el crowdsourcer como los crowdsourcees obtienen beneficios financieros y económicos directos." El proceso se puede llevar a cabo a través de redes virtuales o en Internet. "Algunas empresas simplemente realizan pedidos en línea, no tienen que preocuparse por los contratos temporales o de duración indefinida, tan sólo tienen que esperar a que el servicio les sea entregado. La mejor solución y la más barata ganará el contrato. El resto trabajarán para nada. En Internet, expertos de todo el mundo compiten para ganar el contrato, por supuesto, bajo la dirección y de acuerdo con los requisitos del pagador" así describe la situación Ralf Kronig, miembro de la junta de personal de SAP AG.

El PCF y las clases populares desde los años 70

Cuando se crea el PCF en 1920, rompiendo con la socialdemocracia (en realidad será la mayoría del PS de la época la que tomará la decisión de crear el PCF), la Tercera Internacional pone encima de la mesa la cuestión de las células de empresa como el centro de la organización, en contra de la tendencia a mantener las agrupaciones territoriales, que son centrales en las organizaciones socialdemócratas. Pero la Tercera Internacional también pone de relieve la cuestión central de contar con líderes obreros a la cabeza del partido: Thorez, Waldeck-Rochet, Duclos, Marchais… todos provienen de la clase obrera. Hay escuelas de cuadros hechas a medida de los trabajadores, las otras capas progresan más lentamente en la jerarquía del partido. Se toma la decisión deliberada de crear una conciencia de clase, una cultura de clase.

Democracia económica y ordenadores

Hace cuarenta años los socialistas tenían pocas dudas de que la planificación era el camino hacia el futuro. Algo corroborado por el rápido avance de las economías planificadas, que con el Sputnik y Gagarin parecían dejar atrás la embrollada ineficiencia de las economías capitalistas. Hoy el panorama es muy diferente.
Ante el colapso del poder soviético a finales de los ochenta, los autores de izquierdas no parecían tener una respuesta. Sin embargo, los avances de la informática que se usan para simbolizar el triunfo del mercado tienen aún mayor potencial en un socialismo racional y democrático.

¿Relanzar la economía europea gracias al dinero?

¿Residirá la salud europea en la plancha de imprimir billetes? Eso es lo que creen y esperan numerosos dirigentes europeos. El 22 de enero de 2015, Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo (BCE), anunció un ambicioso programa de recompra de deuda del gobierno en manos de bancos y otras instituciones monetarias. Inmediatamente, los mercados de valores europeos se mostraron optimistas. La magnitud supera las expectativas de los financieros. ¿Permitirá esta medida, y el plan de inversiones de Juncker, que Europa salga finalmente de la crisis y dar empleo a una gran parte de los parados?

Foucault y el neoliberalismo

El impacto del Mayo del 68 en el pensamiento de la izquierda persiste a dia de hoy. Para Daniel Zamora, es preciso hacer un balance de los teóricos de la época, entre los que destaca una figura especialmente influyente: Foucault. Según el autor: "Cuando se estudian seriamente los análisis de Foucault - y de muchos otros - de finales de los años 80, uno se da cuenta de que su "izquierdismo" o sus críticas recaen sobre todo en aquello que encarnaba la izquierda de postguerra: el estado social, los partidos políticos, los sindicatos, los trabajadores organizados, el racionalismo, la lucha contra la desigualdad ... Yo no creo que estos intelectuales hayan “traicionado". Estaban predispuestos por sus críticas y su odio a la izquierda clásica, a abrazar la ortodoxia neoliberal. Por lo tanto, es poco sorprendente que François Ewald, asistente de Foucault en el Colegio de France, acabe de consejero para la patronal francesa, la MEDEF, sin dejar de reclamarse seguidor de Foucault ..."

Poulantzas y el papel del Estado

Un buen número de dirigentes de Podemos e IU basan su táctica política en los postulados de Poulantzas. En el siguiente artículo, se describen los principales planteamientos del autor. "Poulantzas propone aumentar las contradicciones dentro del estado. Los movimientos sociales y los partidos de la izquierda radical no deben considerar que la contradicción principal se da entre el Estado y una estructura de poder paralela e ilusoria desde fuera, sino llevarlo al seno mismo de las instituciones existentes: "Si quieren cambiar las correlaciones de fuerza, las luchas y los movimientos no pueden tender hacia una centralización con el objetivo de crear un doble poder; más bien deben preocuparse de la correlación de fuerzas en el terreno mismo del Estado." Se trata, en definitiva, de democratizar profundamente las instituciones del Estado, algo imaginable bajo un gobierno de izquierdas."

Sólo el 19% del acero importado a la UE es chino. ¿Quién cierra las acerías?

Para 267 familias en Zumárraga, la vida ha cambiado por completo. La dirección de la multinacional ArcelorMittal plantea que se trasladen a trabajar en Asturias. Otros 50 trabajadores no conocen su futuro y 24 relevistas de trabajadores pendientes de jubilación previsiblemente también acabarán en Asturias. En la ACB de Sestao, tras meses de incertidumbre y tras ser sometidos a un asfixiante chantaje patronal, la plantilla ha optado por firmar un acuerdo con grandes sacrificios

La teoría marxista de la precariedad en la clase obrera: Su relevancia actual

La base estructural del concepto de precariedad laboral de Marx era el ejército de reserva de mano de obra, el punto pivotal de la ley general de la acumulación capitalista. Frente al uso actual de la "precariedad", que Seymour llama un "meme cultural", la teoría marxista en su lugar ofrece un enfoque teórico integrado y punto de vista científico de la inseguridad y la explotación de la clase obrera, orientada al cambio social revolucionario. Aquí la noción del proletariado no se contrapone al aumento de la precariedad -que da lugar a toda una nueva categoría del "precariado"; más bien, la precariedad es un elemento definitorio de la existencia y la lucha de la clase obrera.

El PCE y los trabajadores de la industria. 7 mitos que impiden profundizar la relación

En 2013, Pablo Iglesias Turrión, líder de Podemos, recogía un sentir muy arraigado en la izquierda española: “Durante mucho tiempo, en Europa, la clase obrera representó una enorme masa de población asalariada.... Aquella clase obrera... representaba el sujeto de avance hacia el progreso. Pero el trabajo ha cambiado.... los que hoy están en la base de la estructura económica son irreductibles a una sola unidad simbólica... y sólo la miopía de cierta izquierda puede insistir en agruparles a todos bajo la etiqueta de obreros e invitarles a afiliarse a los sindicatos”. Entre la izquierda de tradición marxista no se comparte esta vision. Sin embargo, muchos manifiestan la misma idea de fondo: la “antigua clase obrera industrial” está en vías de desaparición, más en un país fundamentalmente dependiente de los servicios, que ha dado lugar a un nuevo grupo social llamado “precariado”. Nuevas contradicciones entre “precarios y no precarios” y “problemáticas que superan claramente el problema de clase social” son fuente de reflexión entre los activistas. Pero ¿Estaremos ante el fin de la clase obrera “de los sectores estratégicos”?