debates

Porque no se debería apoyar nunca la legalización de la prostitución

Algunos hombres de izquierdas han abrazado los argumentos liberales poniéndoles un color socialista. Están de acuerdo en decir que las prostitutas están siendo explotadas, pero también el resto de los trabajadores, así que ¿por qué tomar medidas especiales solo con el sexo? Para ellos, quienes se oponen son personas de anticuada mentalidad puritana. La respuesta más simple a este argumento es declarar que los socialistas queremos abolir todo tipo de explotación. Quisiéramos una ley que prohíba el empleo de mano de obra asalariada, como la ley Soviética. Hasta que no obtengamos esto, apoyamos a todos y cada uno de los pasos necesarios para tomar medidas enérgicas frente a la explotación. Jamás nos debemos alinear con aquellos que, por sus propios intereses comerciales, desean abrir nuevos ámbitos de explotación.

Renta básica: génesis de una idea neoliberal

Aunque los sistemas de renta básica o de impuesto negativo nunca se han aplicado plenamente, el espíritu de estas propuestas ha dominado las políticas sociales europeas en las últimas décadas: reducir el gasto público destinado a la comunidad, garantizando al mismo tiempo ciertos derechos residuales para los más pobres. Por lo tanto, estas políticas acompañan el lento desmantelamiento de los derechos sociales ofreciendo una pequeña compensación por el ahorro logrado en el gasto público. Conocemos los efectos de esta política. La riqueza ha aumentado considerablemente, pero está cada vez peor repartida. De esta manera, la ambición de combatir la desigualdad se ha sustituido por la de luchar contra la pobreza. Sin embargo, más que una mera variación léxica, hemos asistido a una reconfiguración de todo un imaginario político. La pobreza, desconectada de la desigualdad, ya no se concibe como una consecuencia de la distribución desigual de la riqueza. 

Foucault y el neoliberalismo

El impacto del Mayo del 68 en el pensamiento de la izquierda persiste a dia de hoy. Para Daniel Zamora, es preciso hacer un balance de los teóricos de la época, entre los que destaca una figura especialmente influyente: Foucault. Según el autor: "Cuando se estudian seriamente los análisis de Foucault - y de muchos otros - de finales de los años 80, uno se da cuenta de que su "izquierdismo" o sus críticas recaen sobre todo en aquello que encarnaba la izquierda de postguerra: el estado social, los partidos políticos, los sindicatos, los trabajadores organizados, el racionalismo, la lucha contra la desigualdad ... Yo no creo que estos intelectuales hayan “traicionado". Estaban predispuestos por sus críticas y su odio a la izquierda clásica, a abrazar la ortodoxia neoliberal. Por lo tanto, es poco sorprendente que François Ewald, asistente de Foucault en el Colegio de France, acabe de consejero para la patronal francesa, la MEDEF, sin dejar de reclamarse seguidor de Foucault ..."

Poulantzas y el papel del Estado

Un buen número de dirigentes de Podemos e IU basan su táctica política en los postulados de Poulantzas. En el siguiente artículo, se describen los principales planteamientos del autor. "Poulantzas propone aumentar las contradicciones dentro del estado. Los movimientos sociales y los partidos de la izquierda radical no deben considerar que la contradicción principal se da entre el Estado y una estructura de poder paralela e ilusoria desde fuera, sino llevarlo al seno mismo de las instituciones existentes: "Si quieren cambiar las correlaciones de fuerza, las luchas y los movimientos no pueden tender hacia una centralización con el objetivo de crear un doble poder; más bien deben preocuparse de la correlación de fuerzas en el terreno mismo del Estado." Se trata, en definitiva, de democratizar profundamente las instituciones del Estado, algo imaginable bajo un gobierno de izquierdas."

¿Qué hacer con la renta básica universal?

Desde principios de los años 80, la idea de una renta básica ha seducido enormemente al espectro político de la izquierda. En treinta años, esta reinvindicación ha ganado popularidad; no solamente ha encontrado apoyos entre figuras tales como Philippe Van Parijs, Ignacio Ramonet, André Gorz, José Bové o Toni Negri, sino que también ha generado un inmenso arsenal de sitios web, redes y colectivos de apoyo y difusión. Después de haber sido objeto recientemente de un referéndum en Suiza e incluso de un dossier de Le Monde diplomatique, la idea ha pasado a primer plano tras la crisis económica.