socialismo

¿Vuelve Cuba al capitalismo?

Aunque las reformas cubanas actuales pueden ser alentadas por quienes están conectados con la segunda economía cubana y por aquellos que desean socavar el socialismo, son una respuesta a problemas muy reales que si no se tratan amenazan el futuro del socialismo cubano. En la medida en que las reformas son compromisos con el mercado y las ideas capitalistas, son compromisos necesarios. La meta a corto plazo es eliminar el déficit de balanza de pagos, mejorar los flujos de ingresos externos, sustituir importanciones con productos nacionales y aumentar la eficiencia económica, la motivación en el trabajo y los ingresos. El objetivo a largo plazo es conseguir la autosuficiencia alimentaria y energética, el uso eficiente de los recursos humanos, una mayor competitividad y las nuevas formas de producción.

El socialismo traicionado. Tras el colapso de la Unión Soviética

24 años después de la caída de la URSS, en 1991, persiste el debate sobre las causas del hundimiento del primer estado que intentó construir el socialismo. La versión oficial habla de un sistema incapaz de satisfacer las necesidades de consumo de su población, que se agolpaba en interminables colas en los supermercados, con un estado burocrático e ineficiente, poco democrático. Quienes nacieron tras la caída de la URSS y los países del este se imaginan grandes manifestaciones que acabaron con un régimen odiado por su población… ¿Qué otra cosa si no hace caer los gobiernos? Sin embargo, en 1991 tiene lugar un referéndum masivo en las repúblicas de la URSS, con una pregunta ¿Quieres que siga existiendo la URSS?. El voto afirmativo superó el 70% en casi todos los estados, y en los centroasiáticos el 90%.

Cuba ha demostrado que la economía socialista es posible

¿Cuál es el veredicto sobre la economía de Cuba, casi un cuarto de siglo después de la caída del bloque soviético? La historia que generalmente se cuenta es sencilla, con un mensaje claro. En ella se describe una alternancia cíclica de la política gubernamental entre momentos de capitulación pragmática a las fuerzas del mercado, que eran responsables de todos los progresos, y los períodos de rigidez ideológica y la reafirmación del control del Estado, que son responsables de todas las dificultades económicas . ¿Pero cual es la comparativa con los antiguos países socialistas? ¿En qué consisten las reformas económicas que emprende Cuba actualmente?

¿Un modelo socialdemócrata para China?

"Creemos que existe una lucha soterrada – no abierta como en la era maoísta - en el seno del Partido, de las universidades y organismos de investigación, de los intelectuales e incluso, más discretamente, de los medios locales, entre dos líneas políticas; la orientación socialdemócrata (a la que algunos llamarían sencillamente "liberal") y una orientación socialista. Esta última se atribuye en parte a la "nueva izquierda" que se coloca en una cierta continuidad con el legado maoísta. El camino socialista está lejos de haber ganado la batalla – y añadimos que aunque lo hiciese, también tendría sus luchas entre tendencias. En cierto sentido, podemos regocijarnos: no hay nada peor que el pensamiento único. Pero es lamentable que el debate no se haga público como debería en todas las capas población, sin degenerar como en el pasado."

¿Una empresa estatal socialista de Alta Tecnología? - Cuba.

En el capitalismo la propiedad privada, y la ideología neoliberal, limitan el papel del Estado en la economía al manejo de unas cuantas variables macroeconómicas (emisión monetaria, tasa de interés, política de impuestos, etc) que deben a su vez influir en la vida de las empresas. En el Socialismo la propiedad social sobre los medios fundamentales de producción permite tratamientos diferenciados eficaces de determinados sectores y proyectos en función del mediano plazo, escapando al cortoplacismo propio de las empresas guiadas por el incremento constante de la rentabilidad. Aprovechemos esa ventaja. La Empresa Estatal Socialista de Alta Tecnología es el instrumento para ello. Debe ampliar el espacio de la investigación científica empresarial y su impacto directo en la producción.

La participación de los partidos comunistas en el gobierno: ¿una forma de salir de la crisis capitalista?

El capitalismo actual ya no puede, como esperaba Lafontaine, volver a la época de la llamada “economía social del mercado” con cooperación social. Fue un episodio que debe ser situado en el contexto de la rivalidad ideológica entre socialismo y capitalismo, de la fuerza de los partidos comunistas tras la Resistencia, cuando podían tomarse en cuenta reivindicaciones a partir de las ganancias de la fase de reconstrucción de la posguerra. Esto ya no es posible ni obviamente necesario en la lógica capitalista. Los 25 millones de desempleados oficiales de la UE que ejercen una presión sobre los salarios y los mercados de empleo hoy mundialmente accesibles reducen el precio de la mano de obra. El costo del desempleo duplica el presupuesto social: los salarios a la baja aportan menos ingresos a las cajas de la seguridad social y cada vez hay más beneficiarios a atender con dichos fondos.

La deuda, el proceso constituyente y el socialismo

Cinco años después del estallido de la crisis, el paro, el deterioro de los servicios públicos y los salarios de 800 € asfixian a las familias. La corrupción de políticos y empresarios ha llegado a ser un elemento más del paisaje. Y los ricos se hacen más ricos. ¿Qué alternativa se puede proponer? Algunos ven la respuesta en un Proceso Constituyente. Semejante al que aupó al gobierno a Rafael Correa en Ecuador. En el artículo examinamos los pros, contras y las limitaciones de dicha propuesta.

La contribución de la Revolución de Octubre y de la Unión Soviética al movimiento obrero en Europa Occidental y más particularmente en Bélgica

Hasta los años 80´s,los dirigentes sindicales alemanes del oeste, entre ellos el casi mítico presidente de la IG-Metall, Otto Brenner, tenían la percepción de que “durante las negociaciones con la patronal, un socio invisible pero sensible estaba siempre presente en la mesa, la RDA (República Democrática Alemana, Alemania Oriental Socialista)”. Un sindicalista alemán escribió “yo no era un seguidor de la RDA. Pero en esa época durante las negociaciones con la patronal había una cierta presión. Existían algunos logros en la RDA: el pago del salario en caso de enfermedad de los niños, ampliación de días de vacaciones pagados, la jornada mensual libre y pagada para las mujeres, las reglas en materia de protección de las madres y los niños, la protección total contra el despido, el pago de horas suplementarias, todo eso tenía un efecto indirecto durante las negociaciones colectivas en la República Federal”.

El papel "olvidado" de la Unión Soviética

Dos años después de su victoria sobre los nazis, el Ejército Rojo se convirtió para los pueblos de Occidente, a causa de la guerra fría, en una amenaza . Seis décadas después, la historiografía francesa, completada su mutación pro estadounidense, calumnia a la Unión Soviética tanto por la fase del pacto germano-soviético como por su "Gran Guerra Patriótica". Nuestros manuales, que equiparan el nazismo y el comunismo, hacen caso omiso a los historiadores de Europa del Este. Pero la investigación original que nutre esta actualización pinta un cuadro bien distinto de la URSS en la Segunda Guerra Mundial.

El socialismo, el futuro de Portugal

Con un 12% de votación en las últimas elecciones, el PC de Portugal gobierna 1 de cada 9 municipios. ¿Que propuesta tiene?¿Qué principios defiende? "La democracia avanzada que propone el PCP al pueblo portugués busca resolver muchos de los problemas más graves existentes en la actualidad. Sin embargo, la liquidación de la explotación capitalista, la desaparición general y efectiva de las discriminaciones, desigualdades, injusticias y males sociales es una tarea histórica que solo es posible realizar con la revolución socialista."