socialismo

Otra economía es necesaria y posible

The Economist, probablemente la revista más influyente del mundo y portavoz de la élite capitalista, lo expresa así: “La acción global no detendrá el cambio climático. La lucha para limitar el calentamiento global a niveles tolerados ha terminado”. No debemos tratar de detener el calentamiento global, “el mundo debe prestar más atención a cómo vivir con él”. El nivel del mar se elevará probablemente un metro, tal vez dos. Debemos aceptarlo y prepararnos para construir diques, mudar a decenas de millones de personas a lugares más elevados, modificar el cuidado de la salud con las enfermedades tropicales que vendrán, etc. Mala suerte para la gente del Sur: serán los más golpeados y no tienen medios “para adaptarse”

Entrevista a Samir Amin: "La izquierda radical debe ser más audaz "

En un primer momento, la respuesta a la crisis de 1929 fue exactamente la misma que hoy: las políticas de austeridad, con su espiral descendente. El economista John Maynard Keynes decía que era absurdo y que se debía hacer lo contrario. Pero, ¿cuándo se le escuchó? Sólo tras la Segunda Guerra Mundial. No porque sus ideas fuesen malas o porque la burguesía se convenciese después de la guerra, sino porque le fueron impuestas por la fuerza de la clase obrera. El resultado de la segunda guerra mundial fue la victoria de la democracia sobre el nazismo, la victoria del Ejército Rojo sobre el nazismo. Y el miedo al comunismo.