Partido

Marx, Engels y la cuestión del Partido

A diferencia de Proudhon, Marx destacó la importancia de que los trabajadores se organizasen en sindicatos y realizasen huelgas para aumentar los salarios y reducir las horas de trabajo, reduciendo así la explotación laboral. Afirmó que la conciencia sindical era una etapa necesaria en el proceso de transformación del proletariado de "clase en sí" en "clase para sí". Marx explicó: " La organización de estas huelgas, coaliciones y tradeuniones se desenvuelve simultáneamente con las luchas políticas de los obreros, que constituyen hoy un gran partido político, bajo el nombre de cartistas. (...).Las condiciones económicas transformaron primero a la masa de la población del país en trabajadores. La dominación del capital ha creado a esta masa una situación común, intereses comunes. Así, pues, esta masa es ya una clase con respecto al capital, pero aún no es una clase para si. En la lucha, de la que no hemos señalado más que algunas fases, esta masa se une, se constituye como clase para si. Los intereses que defiende se convierten en intereses de clase. Pero la lucha de clase contra clase es una lucha política".

La participación de los partidos comunistas en el gobierno: ¿una forma de salir de la crisis capitalista?

El capitalismo actual ya no puede, como esperaba Lafontaine, volver a la época de la llamada “economía social del mercado” con cooperación social. Fue un episodio que debe ser situado en el contexto de la rivalidad ideológica entre socialismo y capitalismo, de la fuerza de los partidos comunistas tras la Resistencia, cuando podían tomarse en cuenta reivindicaciones a partir de las ganancias de la fase de reconstrucción de la posguerra. Esto ya no es posible ni obviamente necesario en la lógica capitalista. Los 25 millones de desempleados oficiales de la UE que ejercen una presión sobre los salarios y los mercados de empleo hoy mundialmente accesibles reducen el precio de la mano de obra. El costo del desempleo duplica el presupuesto social: los salarios a la baja aportan menos ingresos a las cajas de la seguridad social y cada vez hay más beneficiarios a atender con dichos fondos.

Un partido flexible

"Pensar tácticamente significa encontrar el camino y los métodos más adecuados para progresar en dicha dirección. No avanzaremos ni un solo paso si abordamos a la gente con "grandes verdades " o con nuestro "programa al completo". Queremos dominar el arte de activar la mente y el corazón. Algo que ocurre cuando la gente vive sus propias experiencias, cuando asumen una actividad con ganas, cuando se mueven, se organizan, luchan. Por esta razón, es esencial tener en cuenta la correlación de fuerzas, el contexto ideológico y el nivel de conciencia existentes." Un resumen de la manera de abordar el trabajo del Partido del Trabajo de Bélgica en 2008.

La relación sindicatos/partidos y la autonomía e independencia sindical - PC Portugal

En los inicios del sindicalismo, en 1872, Marx observaba que "El sindicato es el lugar de nacimiento del movimiento obrero, porque los trabajadores se interesan, por supuesto, por lo que les afecta en su vida cotidiana y se unen, por lo tanto, en primer lugar, con su compañero de oficio". Pero ¿Se hace política en la acción sindical? ¿Los partidos pueden o deben intervenir en cuestiones sindicales? Una reflexión del PCP, de Portugal, que anima el mayor sindicato del país, la CGTP-IN.

Entrevista a Samir Amin: "La izquierda radical debe ser más audaz "

En un primer momento, la respuesta a la crisis de 1929 fue exactamente la misma que hoy: las políticas de austeridad, con su espiral descendente. El economista John Maynard Keynes decía que era absurdo y que se debía hacer lo contrario. Pero, ¿cuándo se le escuchó? Sólo tras la Segunda Guerra Mundial. No porque sus ideas fuesen malas o porque la burguesía se convenciese después de la guerra, sino porque le fueron impuestas por la fuerza de la clase obrera. El resultado de la segunda guerra mundial fue la victoria de la democracia sobre el nazismo, la victoria del Ejército Rojo sobre el nazismo. Y el miedo al comunismo.